Descubre los secretos de la bandolera

DecubreSecretosBandolera-monetes

Hoy te traemos esta entrada sobre todos los secretos de la bandolera, uno de los portabebés ergonómicos que consideramos un ‘imprescindible’, aunque también suele ser al que más le temen las familias al empezar  a portear. Descubre cómo utilizar este portabebé tan especial y sobre todo aprende a sacarle todo el partido del mundo.

1. Puede utilizarse desde el primer día. Al contrario de lo que mucha gente piensa, la bandolera es un portabebés apto para utilizar desde el nacimiento (y hasta el final del porteo!) La bolsita se adapta a la perfección al cuerpecito del recién nacido, se consigue un ajuste muy preciso y respeta y se adapta totalmente a la fisiología del bebé. Aquí un vídeo con el uso de bandolera de anillas.

2. ¡También para cuidados madre canguro! La bandolera, también puede utilizarse con bebés prematuros. Al no tener tanta tela “sobrante” podemos colocárnosla de manera fácil y sobretodo evitar que la tela arrastre y mantener la tela en las mejores condiciones higiénicas posibles con pequeños tan delicados.

3. Posición vertical, desde el principio: Aunque muchos piensan que la bandolera es ideal para llevar al bebé en posición “cuna”, es mejor colocar al bebé en este portabebés en posición vertical. De esta forma nos aseguramos que las vías respiratorias estén despejadas y la cara y vías respiratorias de nuestro monete irá colocada siempre a la vista del porteador. Para portear en posición cuna se requiere de algo de experiencia previa y tener en cuenta diferentes puntos para hacerlo de forma segura. Recuerda que su postura natural es en vertical, siempre. Aún así, si necesitas portear en posición cuna te dejamos un vídeo para que puedas hacerlo de forma correcta.

4. También a la cadera. Al contrario de lo que piensan muchos padres, la bandolera también puede colocarse a la cadera desde el nacimiento. Se respeta igualmente su posición natural y es igualmente válida para el porteo con recién nacido.

5. Amplía el campo visual. La posición de cadera nos permite tener la otra mitad del cuerpo libre para, por ejemplo, atender a otro peque. Además, cuando el bebé entra en su ‘fase cotilla’ le da un mayor campo visual, por lo que es un aliado perfecto cuando empieza esta fase.

6. ¡A la espalda! La bandolera también puede colocarse a la espalda, es más fácil de lo que parece, aunque requiere cierta práctica. Es una posición ideal para peques a partir de los 6 meses y nos permite repartir el peso de forma diferente.

7. No se nota tanto. Otro mito alrededor de la bandolera, es pensar que todo el peso del bebé recae en un sólo hombro. La verdad es que si desplegamos toda la tela en nuestra espalda y en diagonal, el peso se reparte en la espalda. Además, si te inicias con este portabebé con un recién nacido, descubrirás que el peso apenas se nota. Si que es cierto, que conforme el bebé va creciendo, el peso se nota mucho más en un lado. Por eso, te la recomendamos para trayectos cortos (con bebés más grandecitos) y elegir otro tipo de portabebés si lo que deseas es utilizarlo para trayectos largos como excursiones o caminatas.

8. Dar pecho con la bandolera… ¡Es posible! Y no sólo es posible sino que es muy fácil. Tienes dos opciones, o bien colocar al bebé en posición cuna y sujetar ligeramente su cabecita, o bien, en posición vertical… abrir un pelín las anillas y que el bebé quede a la altura de tu pecho sin problemas. Descubrirás que a los monetes, suele encantarles esta posición y que a medida que crezcan, lo llegarán a hacerlo ellos solitos… (lo que nosotras llamamos “self service”) ^_^. Como siempre os decimos, se recomienda que para dar el pecho al bebé en un portabebé se espere al momento en el que la lactancia ya está totalmente establecida, el agarre es bueno y además el bebé ya dirige su cabeza hacia el pecho (alrededor de 1-2 meses) para evitar que interfiera en el establecimiento de la lactancia si no tenemos mucha experiencia porteando.

9. ¡Para todas las constituciones! La bandolera es una tela larga de entre 2 y 2,5 metros aproximadamente, dependiendo del modelo. Es un portabebé que se adapta a todas las constituciones del adulto y nos encanta por eso, porque se adapta como un guante tanto al porteador como al bebé.

10. La cola  de la bandolera, a veces se convierte en la pesadilla para papás y mamás. Porque quizás te sobra “demasiada” tela. Este problemilla, se soluciona rápidamente si colocamos la cola entrelazada en las anillas. Tenemos otras opciones para dejar “la cola” fuera de combate: podemos colocarla debajo del culete del bebé e incluso utilizarla de doble capa, en los días más fríos para abrigar un poquito más a nuestro Monete.

11. Es un portabebés ideal para el verano y para los pequeños nacidos en esta época porque tan sólo lleva una capa, lo que lo convierte en muy fresquito. Tienes opciones más o menos frescas en función del tejido en que esté confeccionada la bandolera. El cáñamo, el lino, bambú y algodón son tejidos muy fresquitos para portear en verano.

12. ¡Cabe en el bolso! Uno de nuestros detalles favoritos en torno a este portabebés es su practicidad. La bandolera cabe casi en cualquier parte y no necesitarás tener el bolso de Mary Poppins para llevarla a todas partes. Es uno de esos portabebés que podrás llevar siempre encima incluso cuando ya casi no porteamos y quizás ya no cogemos un portabebé algo más voluminoso.

13. Es ideal para cuando los peques empiezan a andar pero no el rato suficiente… para esa época en la que quieren subir y bajar de manera rápida de nuestros brazos.

15. Te cuida. La bandolera no anuda en nuestra cintura, por lo que es un portabebé con el que realizamos un porteo no-hiperpresivo®. Después de un embarazo y parto, sobretodo si éste ha sido por cesárea o instrumentalizado, nuestro suelo pélvico tiene que recuperarse para evitar problemas mayores en el futuro. Los portabebés que no anudan en la cintura tienen un menor impacto en nuestro suelo pélvico, por lo que, es un portabebé que permitirá una mejor recuperación del suelo pélvico que otros portabebés que anudan en la cintura.

14. Errores más habituales. Como todo portabebé se requiere un poco de práctica para cogerle el punto, hacer el bolsillo y realizar el ajuste requerirá, generalmente, de 3-4 veces de ponerla y quitarla hasta integrar todos los pasos y conseguir la colocación adecuada para adulto y bebé. En este vídeo hacemos una revisión de los errores más comunes al portear con bandolera y como podemos corregirlos.

¿Conocías estos tips sobre este portabebés? Esperamos que te haya resultado útil, no dudes en contarnos tu experiencia… ¿Te atreves con la bandolera?

Monetes
Espacio de Maternidad y Crianza Respetuosa. Porteo ergonómico, juego activo, lactancia y más. Asesoramiento, venta y realización de talleres.

http://www.monetes.es
contacto@monetes.es
Telf: 914995437

Deja un comentario