Eco-Menstruación

img_gran_Copa-menstrual-intimina-grande_21711Existen diversas alternativas ecológicas a los tampones, compresas y salvaslips desechables convencionales. Tienes a tu disposición tampones y compresas biodegradables, sin blanqueantes artificiales, sin cloro ni sustancias químicas.

En esta entrada os presentamos las opciones más ecológicas y económicas para la menstruación, todas ellas reutilizables:

Copa Menstrual

Copa menstrual Intimina

La copa menstrual es un pequeño recipiente con forma de embudo que se aplica cómo si fuese un tampón. Recoge el flujo menstrual directamente.  Una vez llena se vacía, se lava y se puede volver a utilizar. Tiene una duración de aproximadamente unos 10 años.

Está realizada con un material antialérgico, el elastómero termoplástico medicinal.

Antes de utilizarla por primera vez y entre ciclo y ciclo menstrual es necesario hervirla durante 5 minutos, para que se esterilice y esté lista para utilizarla en la próxima regla.

Puede utilizarse durante la noche, para hacer ejercicio, nadar, etc. y se puede utilizar desde la primera menstruación.

Ventajas de utilizar la copa:

  • Se puede utilizar desde el primer día de regla, aunque no te haya bajado todavía si sabes que está a punto te la puedes poner, ya que no reseca ni absorbe los flujos vaginales (a diferencia de los tampones).
  • Igualmente, se puede utilizar hasta el último día de la regla, no resulta molesta de poner y quitar aunque ya se esté acabando con la regla.
  • Puedes llevarla hasta 12 horas seguidas puesta con total seguridad.
  • No absorbe el fluido menstrual como en el caso de los tampones, sino que recoge el líquido y, de esta manera, protege la flora vaginal.
  • Dura 10 años. Por lo que es una opción muy económica. El precio de la copa menstrual es el mismo que el precio de los tampones o compresas que vas a utilizar durante 4 o 5 meses, comparado con los 10 años de duración de la copa.
  • Durante toda la edad menstrual de la mujer se gastan alrededor de 9000 tampones que contienen celulosas y blanqueantes contaminantes. Para todo el ciclo menstrual en la vida de una mujer se necesitarán alrededor de 4-5 copas menstruales, por lo que se reduce enormemente la cantidad de residuos generados.

¿Cómo utilizar la copa?

  1. Antes del primer uso es recomendable hervirla para esterilizarladurante unos 5 minutos en abundante agua.

    Colocación de la copa

  2. La copa se dobla en forma de “C”
  3. La primera vez que se vaya a utilizar, es recomendable que estés relajada. Después ya te la pondrás y quitarás fácilmente, al igual que un tampón.
  4.  Introduce la copa mientras estás sentada, de pie o en cuclillas. Encontrarás la posición correcta en tu vagina con la práctica y conociendo tu propia anatomía. A diferencia de un tampón, la copa se coloca en la parte inferior de la vagina, pero más allá del hueso de la pelvis. Para evitar perdidas, asegúrate de que la copa se haya abierto correctamente haciendo girar la copa después de introducirla.
  5. Para una colocación correcta no debes notarla.
  6. Para retirar la copa, primero debes lavarte las manos con agua limpia.
  7. Una vez llena, sentada en el W.C., relájate y aprieta la parte inferior de la copa hasta que escuches y sientas que la succión se libera y el vacío desaparece. Ahora mueve suavemente la copa de un lado al otro mientras tiras hacia abajo. Vuelca el contenido en el lavabo o inodoro.
  8. La vacías en el W.C.
  9. Se lava enjuagándola con agua o con un poco de agua y jabón neutro
  10. Puedes volver a ponértela.
  11. Entre regla y regla es recomendable hervirla 5 minutos para esterilizarla.

Una de las preocupaciones más comunes es cómo lavarla si estás en un baño público. Es sencillo, sólo tienes que acordarte de llevar una botellita de agua en el bolso, para poder enjuagarla sin necesidad de salir a hacerlo en el lavabo.

¿Qué talla necesito?

Hay 4 tallas diferentes. La talla que necesites va en función del flujo que tengas (muy abundante, abundante, normal, poco) y de si has tenido algún parto vaginal o no. Generalmente si sigues estas indicaciones no deberías tener problemas con la talla elegida, pero la anatomia de cada mujer varía y podría darse algún caso en que necesites una talla diferente:

Talla S: Flujo poco abundante y adolescentes y mujeres que no hayan tenido ningún parto vaginal.

Talla M: Flujo normal y adolescentes y mujeres que no hayan tenido ningún parto vaginal.

Talla L: Flujo abundante y mujeres que hayan tenido un parto vaginal.

Talla XL: Flujo muy abundante y mujeres que hayan tenido dos o más partos vaginales.

Puedes realizar este test para averiguar cual es tu talla, teniendo en cuenta algunos factores más.

Salvaslips de Tela

Salvaslips de Tela

Los salvaslips de tela son un complemento perfecto a la copa menstrual. Los primeros días de la regla, al igual que cuando se usan tampones, puedes tener alguna pérdida y manchar la ropa interior. Utilizando un salvaslip podrás mantener tu ropa interior sin manchas. Los de tela, son más suaves y cómodos que los convencionales desechables. Son transpirables, lo que evita los picores de los desechables y el tejido es biodegradable, tarda menos tiempo en degradarse, por lo que se reducen los residuos y, en consecuencia, el impacto medioambiental.

También son adecuados para utilizar en los últimos días de la regla, para el flujo vaginal diario y para las pérdidas de orina.

Están hechas de algodón orgánico, suave viscosa de bambú y una capa impermeable de poliéster laminado.

Pueden lavarse con el resto de la ropa, sin utilizar suavizantes ni lejías. En el programa de lavado de algodón a 40ºC/60ºC.

¿Cuántos salvaslips necesito?

Si utilizas salvaslips de tela, necesitarás tener alrededor de 8-10, para que puedas lavarlos cada dos días.

Compresas de Tela

Compresa Noche MaM Ecofit

Al igual que los salvaslips las compresas de tela suponen un ahorro económico importante. Si sólo utilizas compresas de tela la inversión inicial puede ser de unos 60€ aproximadamente y te duran unos 4 años.

Se reduce el impacto medioambiental, una compresa de tela tarda unos 6 meses en descomponerse frente a los 200 años aproximadamente que tarda en degradarse una compresa desechable convencional.

Además de las capas absorbentes de algodón orgánico y bambú cuentan con una capa impermeable, que evita que traspase a la ropa interior evitando así que se manche.

Compresa Regular Plus MaM Ecofit

Para lavarlas es muy sencillo, tal y cómo te quitas la compresa pasarla por agua fría y luego lavar en la lavadora, sin suavizantes ni lejía. Usando algún detergente lo más natural posible o las nueces de lavado. Si queda alguna mancha, se pueden tender al sol directo que actúa de blanqueante o utilizar un poco de percarbonato sódico (oxígeno activo) en el lavado.

¿Cuántas compresas necesito?

Si utilizas durante tu regla solamente compresas de tela necesitas tener alrededor de 10. Teniendo en cuenta que se cambian unas 5 veces por día, teniendo 10 compresas permitiría lavar 5 cada día y seguir teniendo otras 5 el día que están secándose.

Ventajas de utilizar salvaslips y compresas de tela

  • Más económico: Con una inversión inicial de alrededor de 60-70€ podrás utilizarlas durante 4 años aproximadamente. Durante esos 4 años, teniendo en cuenta unos 5 cambios al día, utilizarías 1200 compresas, lo que se traduce en un gasto aproximado de unos 180€.
  • Menor impacto medioambiental: Las compresas y salvaslips de tela tardan en degradarse alrededor de 6 meses frente a los 200-300 años que tardan las compresas desechables convencionales, residuos que acaban filtrándose y contaminando tierras y ríos.
  • Más respetuosas con tu piel: Al utilizar desechables convencionales mantenemos la piel en contínuo contacto con sustancias tóxicas, las dioxinas de los blanqueadores que llevan cloro, geles absorbentes, el rayón, plásticos, etc. Teniendo en cuenta el gran poder de absorción de la piel, es necesario pararse a pensar en la importancia de protegerla, sobretodo en el uso de productos cómo las compresas que mensualmente llevamos 24 horas durante 4 o 5 días en contacto directo con nuestra piel.
  • Menos olor: Aunque la publicidad nos repita, incansablemente, una y otra vez, que las nubes no huelen, que hay que enmascarar el olor menstrual y que su marca es la mejor para conseguirlo, cuando después de varias horas de llevar la compresa te la quitas sigue oliendo fatal. Todos los productos que utilizan para ganar más absorbencia, los geles y demás en contacto con el flujo menstrual desprenden un olor mucho más fuerte y desagradable que el olor real de la regla. Utilizando compresas de tela te darás cuenta que el olor no es desagradable, la sangre no huele tan fuerte ni mal.

¡Si te ha gustado esta entrada cómpartela en tus redes sociales!

 

Monetes
Espacio de Maternidad y Crianza Respetuosa. Porteo ergonómico, juego activo, lactancia y más. Asesoramiento, venta y realización de talleres.

http://www.monetes.es
contacto@monetes.es
Telf: 914995437

Deja un comentario