Parto Respetado (I): Plan de Parto

Esta es la primera entrada de una serie de entradas relacionadas con el parto. Es un momento trascendental en el que consideramos de gran importancia tener toda la información posible, para que así, cada una de nosotras podamos decidir qué tipo de parto queremos tener. Al final de cada entrada os detallamos las fuentes de las que hemos obtenido la información, para que podáis seguir profundizando en el tema. Os adelantamos los temas que trataremos en las diferentes entradas:

Plan de Parto

En la actualidad es importante tener toda la información existente relacionada con el parto para poder tomar la decisión más adecuada en cada caso particular y la decisión que te aporte una mayor tranquilidad y seguridad.

Cada mujer es diferente, cada parto se desarrolla de forma diferente, con matices que lo hacen único y especial en cada caso, por lo que no existe una opción mejor o peor que otra. La importancia de una buena elección recae en que el parto sea respetado, que se respete la decisión que tome cada mujer y/o pareja, que se tengan en cuenta sus preferencias y deseos.

Un parto respetado permite que éste, al estar la madre más tranquila, cómoda y segura; se desarrolle con mayor probabilidad sin problemas. También favorecerá a una mayor autoestima, seguridad y confianza a los papás y mamás y, en consecuencia, la recuperación postparto será más fácil. Los partos traumáticos; que se desarrollan de forma muy diferente a lo esperado (cesáreas innecesáreas y un exceso de intervencionismo) son grandes aliados para que, la madre (sin culpa) se sienta tremendamente culpable e inútil y sufra de depresión postparto.

Lo que considero que es mucho más importante que la opción que se elija para parir es tener toda la información, estudiar las ventajas y desventajas de cada elección y no dejarse llevar por lo que “se suele hacer” o lo que indica el protocolo del hospital en el que se decida parir (si la opción elegida es la de un parto hospitalario).

Plantearse cada pequeño detalle desde el inicio del parto hasta el posparto inmediato tiene una gran importancia y será totalmente necesario para no llevarse sorpresas de última hora y, así, poder elegir lo que cada persona considere que es mejor para su parto.

Para todo ello es aconsejable realizar un plan de parto y nacimiento. El plan de parto es un documento escrito en el que la mujer embarazada manifiesta sus deseos y expectativas de su parto. Servirá de orientación a los profesionales sanitarios que atiendan el parto y deberá ser respetado si el desarrollo del mismo lo permite. En el caso de que ocurra algún imprevisto que no permita llevar a cabo el plan de parto, el personal sanitario deberá comunicárselo a la mujer y solicitar su consentimiento para realizar una actuación diferente de la especificada.

Redactar un plan de parto también servirá para que la mujer y su pareja comprendan mejor todo lo que va a ocurrir y puedan formar parte activa en todo el proceso.

¿Qué contenido debe tener un Plan de Parto?

No en todos los hospitales tienen los mismos protocolos de atención al parto. Algunos realizan todos los procedimientos que se describen a continuación y en otros noEn un plan de parto es recomendable que aparezcan contemplados los siguientes aspectos:

  • Acompañamiento: Indicar por qué persona deseas estar acompañada en todo momento.
  • Espacio físico: si conoces previamente las instalaciones del hospital al que vas a parir, indicar las preferencias (conociendo el equipamiento que hay disponible) en cada caso: habitación individual, utilizar una pelota de pilates, poder tener música, utilizar la bañera durante la dilatación, etc.
  • Confort: Indicar si deseas vestir tu propia ropa o la del hospital. Puede parecer un detalle insignificante, pero el hecho de vestir igual que el resto de pacientes nos hace más vulnerables. Dejamos un poco de ser un “ser individual” para pasar a ser un “ser colectivo”, en este caso un “paciente”.
  • En el caso de discapacidad, indicar las necesidades específicas que necesitas.
  • Intimidad: se puede especificar si se desea intimidad absoluta, sólo estando presente el personal sanitario estrictamente necesario.
  • Información y toma de decisiones: manifestar, de acuerdo a tus derechos, el deseo de ser informad@s en todo momento de la evolución del parto, pudiendo participar en la toma de decisiones al ser informada de las diferentes alternativas existentes.
  • Personal Asistencial: puedes manifestar tu deseo de ser atendida durante todo el proceso por el mismo personal sanitario. Es un punto que puede verse condicionado según la disponibilidad en cada momento.
  • Enema antes del parto: puedes indicar tu deseo o no de la realización de un enema para facilitar la evacuación de heces, generalmente no es necesario. En muchas ocasiones se realiza de forma sistemática. Puedes indicar tu preferencia al respecto. En el caso de que sea necesario y hayas indicado que no deseas un enema, deberán informarte y solicitar tu consentimiento.
  • Rasurado antes del parto: puedes manifestar si no deseas el rasurado antes del parto. No es necesario.
  • Libertad para comer y/o beber durante la dilatación: generalmente durante el parto no hay ninguna contraindicación para poder beber y comer, por lo que puedes indicar tu deseo de poder comer/beber cuando te apetezca.
  • Monitorización Fetal: En un parto natural, sin epidural y que se desarrolle con normalidad no es necesaria una monitorización fetal constante. Hay aparatos portátiles con los que pueden escuchar los latidos del corazón del bebé de forma puntual, sin necesidad de estar conectada en todo momento a un monitor. Si deseas libertad de movimiento en todo momento y no quieres epidural puedes manifestar tu deseo de no ser monitorizada en todo momento.
  • Administración de Oxitocina para acelerar el parto: No es aconsejable la administración sistemática de oxitocina para acelerar el parto. Sólo será necesario en casos concretos. Las contracciones que provoca la oxitocina artificial son mucho más dolorosas, por lo que, es probable que quieras la epidural si te la administran. En algunos hospitales te administran por gotero oxitocina de forma rutinaria nada más ingresar, en el plan de parto puedes especificar tu deseo o no de que te la administren.
  • Canalización de vía venosa: En un principio, en un parto que transcurra con normalidad no es necesario. Es la práctica más utilizada. Puedes negarte a que te la pongan, o que te la pongan sin conectar a un gotero, sólo para tenerla puesta en el caso de necesitar medicalización intravenosa.
  • Tactos Vaginales: Deben realizarse los tactos vaginales estrictamente necesarios. Si lo va a realizar otro profesional diferente se le informará y deberá solicitar su consentimiento.
  • Sondaje Vesical: consiste en introducir una sonda hasta la vejiga. En un parto normal no es necesario.
  • Rotura de la Bolsa: la bolsa que envuelve al bebé se rompe espontáneamente en la mayor parte de los casos.
    Bebé sano nacido con la bolsa intacta.

    Incluso hay casos en el que el bebé ha nacido envuelto totalmente por la bolsa intacta. Generalmente no hay ninguna necesidad y está contraindicado la rotura de la bolsa de forma no natural. Puede provocar que el bebé, al bajar bruscamente y encajarse lo haga de forma no adecuada y dificulte el transcurso del parto. Si se da un caso en el que sea recomendable romper la bolsa el personal sanitario debe comunicártelo, informarte de los motivos y solicitar tu autorización para actúar.

  • Episiotomía: Se trata de un corte que se realiza en el periné para facilitar el nacimiento del bebé. Durante años se ha hecho de forma totalmente rutinaria. Actualmente se desaconseja ya que puede provocar complicaciones y efectos negativos, pero en algunos hospitales siguen realizándolas. En muy pocos casos está recomendada, si es tu caso, deben informarte y solicitar tu autorización.
  • Tratamiento y manejo del Dolor: Puedes indicar si deseas o no analgesia durante el parto. En el caso de querer puedes elegir el tipo de analgesia que deseas, especificando si deseas analgesia epidural u otro tipo de analgesia (bañera de agua caliente, inyecciones de agua estéril, etc.)
  • Elección del lugar y posición durante el parto: Puedes indicar tus preferencias del lugar y la posición que quieres tener durante el parto. Camilla, silla de parto, cama, de pie, cuclillas, tumbada, etc. Lo más importante es que, si las circunstancias lo permiten, en el momento del parto te dejen libertad, ya que, puedes pensar que quieres en cuclillas y durante el parto preferir otra posición.
  • Movilidad durante el parto: Está totalmente desaconsejado la inmovilización durante el parto, es muy importante para que el trabajo transcurra con normalidad poder tener libertad de movimientos. El personal sanitario deberá, en caso necesario, indicarte lo más conveniente.
  • Uso del material de apoyo para el parto: Dependiendo del material disponible en el lugar elegido para parir, podrás indicar tu deseo de utilizar materiales de apoyo (pelota, espejo, cuerdas, silla de parto, cojines, etc..) o indicar que prefieres usar tu material de apoyo que lleves contigo.
  • Uso de bañera/ducha durante la dilatación: Actúa de analgésico durante la dilatación. Si deseas y está disponible una bañera/ducha durante la dilatación puedes también indicar el deseo de utilizarla.
  • Participación activa de la pareja: Puedes indicar si quieres que tu pareja te acompañe en todo el proceso o si prefieres no estar acompañada.
  • Pujos: Se debe respetar que la mujer realice los pujos en el momento en que siente que debe hacerlo. Cuando la dilatación ya es completa y la mujer siente la necesidad de hacerlo. Hacerlo en otro momento o de forma continuada no es necesario ni beneficioso. Si has elegido anestesia epidural puedes necesitar que los profesionales te orienten en el momento en que tienes que realizar el pujo, en el caso de un parto natural y que se desarrolle con normalidad, debe respetarse el ritmo de cada mujer.
  • Corte del Cordón Umbilical: El cordón debe cortarse cuando ya ha dejado de latir y toda la sangre ha llegado al bebé. Un corte prematuro del cordón provoca que el bebé no reciba toda la sangre de éste y es importante ya que es muy rica en hierro. Las reservas de hierro empiezan a bajar a partir de los 6 meses. Dejando pasar toda la sangre antes de realizar el corte del cordón asegura que las reservas de hierro sean mayores. Puedes especificar si quieres que el cordón lo corte tu pareja o si quieres donar la sangre del cordón.
  • Contacto inmediato piel con piel tras el nacimiento: El contacto piel con piel con el recién nacido y la madre se recomienda desde el momento inmediatamente después de nacer hasta mínimo 2 horas después. Sin ser necesario llevarse al bebé para realizar ningún procedimiento (puede realizarse el test de Apgar sin necesidad de tener que tocar al bebé), tampoco es necesario bañarle, medirle, pesarle, etc. Puede pesarse al bebé pasadas las 2 primeras horas, delante de la madre y volviéndolo a dejar inmediatamente en contacto piel con piel. Puedes indicar tu deseo del contacto piel con piel o rechazarlo en el plan de parto. Aunque se realice una cesárea puede realizarse.
  • Inicio inmediato de la lactancia: Si has elegido lactancia materna lo más aconsejable es dejar al bebé durante el contacto piel con piel el tiempo necesario para que vaya acercándose al pecho y se realice el agarre espontáneo, respetando el tiempo que necesite para ello.
  • Atención inicial del recién nacido: las actuaciones que no sean urgentes (peso, talla, vacunas, baño, etc.) pueden aplazarse y permitir el contacto piel con piel del recién nacido y la madre.
  • Sondajes: Es una práctica innecesaria en el caso de bebés sanos. En el caso de realizarse deberá comunicarse el motivo por el que se ha realizado.
  • Administración de medicamentos preventivos y vacunación tras el nacimiento: Al nacer se administran diferentes fármacos y vacunas al recién nacido, Vitamina K, Hepatitis B y Colirio antibiótico oftálmico. Puede esperarse y respetarse el piel con piel para administrar cualquiera de estos medicamentos/vacunas. También puedes indicar si no quieres que se le administren en ningún momento.
  • Higiene del recién nacido: Lavar al recién nacido no es aconsejable durante las primeras horas de vida. El bebé nace con una capa protectora llamada Vérnix que es aconsejable que vaya absorbiendo la piel ya que les nutre. El baño podría retrasarse hasta el segundo día o incluso más. La decisión de cuándo realizarlo es personal.
  • Separación de la madre y realización de procedimientos: El bebé siempre debe estar en todo momento junto a la madre. En el caso contrario deberá estar justificado de forma clara en el historial médico los motivos de la separación y solicitar tu consentimiento.
  • Duración de la estancia y cohabitación madre-recién nacido: La duración de la estancia deberá ser la mínima en el caso de que el bebé y la madre se encuentren sanos. Siempre y cuando sea posible deberán compartir habitación, y en caso contrario, facilitar el máximo contacto entre madre y bebé.
  • Lactancia: La lactancia materna exclusiva es la mejor opción para el bebé y para la recuperación posparto. Debe realizarse a demanda. Sin establecer horarios ni tiempos. En el caso de que sea necesario algún tipo de suplementación deben informarte antes de realizarlo.

Presentando un plan de parto éste debe ser respetado por ley y, siempre y cuando, los acontecimientos transcurran con normalidad, deberá respetarse tu deseo. Aunque no todos los hospitales ni todos los profesionales aceptarán de la misma manera la presentación del plan de parto. Además, hay que tener en cuenta los diferentes protocolos, formas de actuar, equipamientos, etc. de cada hospital. En una misma ciudad hay una gran diferencia entre un hospital y otro por lo que es recomendable informarse sobre la atención al parto en diferentes hospitales de tu zona para que puedas elegir el que mejor se adapte a tu plan de parto.

Recomendamos ver el programa de Redes “El cerebro del bebé” y conocer la importancia y repercusión que tendrán los primeros momentos de su vida:

Fuentes y más información:

¡Si te ha gustado esta entrada cómpartela en tus redes sociales!

Jeni Rodríguez

Mamá de Bruno (2011) y Max (2015). Porteadora por pasión y profesión. Asesora de porteo certificada. Consultora de porteo para empresas. Emprendedora y creadora de Monetes, un espacio de Maternidad y Crianza Respetuosa.

Jeni Rodríguez

Written by 

Mamá de Bruno (2011) y Max (2015). Porteadora por pasión y profesión. Asesora de porteo certificada. Consultora de porteo para empresas. Emprendedora y creadora de Monetes, un espacio de Maternidad y Crianza Respetuosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *