Parto Respetado (III): Mi experiencia de parto en casa

Tercera entrada sobre Parto Respetado. Si quieres leer las anteriores, puedes verlo aquí:

¿ Porqué elegí parir en casa?

Elegí parir en casa después de informarme muchísimo por muchos y diferentes motivos, todos ellos directamente relacionados con tener un parto y postparto inmediato respetado, respetando  mis ritmos y los de mi bebé, sin prisas, sin protocolos y con asistencia en todo momento para controlar que todo seguía su ritmo normal.

Los mamíferos cuando estamos de parto y sentimos una amenaza exterior del tipo que sea segregamos adrenalina, lo que permite parar la dilatación y favorecer la huída ante el peligro que sentimos. Teniendo en cuenta que para parir los mamíferos buscan lugares solitarios y tranquilos, escondidos, una amenaza exterior en un animal no-humano puede ser la presencia de algún depredador, y en los humanos esa amenaza puede venir dada por esa repentina falta de intimidad cuando llegas a un hospital (luces, gente desconocida preguntándote, tocándote, etc.) motivo por el que, en muchos casos se para la dilatación.

Además, siempre que veía algún vídeo de algún parto en hospital me entraba miedo, en cambio, cuando veía un parto respetando la intimidad y/o en casa me parecía una experiencia increíble y sentía grandes ganas de pasar por la experiencia de parir.

Durante mi embarazo el hospital que tenía más cercano era uno de los hospitales públicos de Madrid que tenían un protocolo de parto más respetuoso, aún así, todavía estaba la posibilidad de que la persona que tocase atender mi parto no compartiese esa forma de “estar sin estar” ante un parto. Conociéndome me habría mantenido alerta en todo momento ante cualquier decisión que tomasen respecto a mi parto y eso iba a ir en mi contra, iba a estar conectando en todo momento con el neocórtex, la parte racional, que nos hace pensar y tomar decisiones y en un momento cómo el parto, tienes que dejarte llevar, estar relajada y dejarte ir al “planeta parto”, olvidando por completo la parte racional y dejándote llevar por la parte más instintiva y animal.

Estar en casa, atendida por matronas que respetan totalmente el proceso del parto y sólo intervienen si ven que es totalmente necesario, iba a permitirme estar relajada y dejarme llevar, sabía que estaba en buenas manos, que “estarían sin estar” y, en el caso de que algo se torciese, tendría la asistencia necesaria, por lo que, visualizando cómo podía ser mi parto en un medio y en otro, me di cuenta que me sentía más segura y relajadacon la opción de parir en casa. Y creo, totalmente, que se tiene que parir en el medio en el que creas que vas a ser más capaz de relajarte y

Imagen de Parto en Casa. nacerconrespeto.blogspot.com

dejarte llevar (sea en casa, en un hospital o en una casa de partos). Si, por el motivo que sea, la opción que eliges no es la que te permite estar más relajada y sentirte más segura estoy convencida que hay muchas posibilidades de que tu parto no avance cómo debería, pudiéndose parar la dilatación, lo que puede llevarte a que te administren oxitocina artificial, que, a su vez, te llevará a una epidural (las contracciones de la oxitocina artificial son especialmente difíciles de aguantar), y todo ello puede repercutir en un parto instrumentalizado o en cesárea, no tiene porqué ser así, pero se dispara el porcentaje de partos instrumentalizados en mujeres a las que se les pone la epidural.

Por otra parte, otro de los motivos que me llevo a elegir un parto en casa fue la asistencia al bebé en el posparto inmediato. Nacer es un proceso traumático, se pasa  en poco tiempo de un estado de ingravidez, oscuridad y calor a un mundo nuevo, con muchas sensaciones nuevas, el efecto de la gravedad, frío, todo el esfuerzo físico que se realiza al nacer, respirar por sí mismo, luz, etc. Lo único que conoce con certeza el bebé y le da seguridad es el calor de la madre, su voz, y sus latidos del corazón, por lo que, bajo ningún concepto quería arriesgarme a que se llevasen al bebé a realizar el test Apgar, pesarle y demás intervenciones que realizan en la mayoría de hospitales justo después de nacer. Quería que se respetase el piel con piel, y se realizase el test Apgar sólo observando al bebé, no hay necesidad de apartarlo de la madre. Ese contacto inmediato también favorece el buen inicio de la lactancia materna, respetando el ritmo del bebé y dejando que él mismo sea el que busque el pezón y se agarre por sí solo, instintivamente el bebé que es dejado encima del vientre de su madre va reptando hasta el pecho, es un momento mágico.

Tampoco quería que se le cortase el cordón umbilical prematuramente. En el útero el bebé respira a través del cordón, al nacer, sigue respirando a través de éste, y poco a poco va empezando a respirar a través de sus vías respiratorias. Si nada más nacer se corta el cordón, el bebé tiene la sensación de estar ahogándose y le obliga a respirar inmediatamente, normalmente se asustan y lloran, es una forma demasiado brusca de hacerlo, cuando realmente no se tiene la necesidad de hacerse así. Pero claro, respetar los ritmos en un hospital en el que hay poco personal y puede que haya más parturientas es más complicado.

En el momento en que el cordón umbilical deja de latir, también significa que toda la sangre de éste ha pasado al bebé, los niñ@s a los que no se les priva de esa (su)sangre, son niñ@s que tienen unas reservas de hierro mayores, y hay menos posibilidades de poder desarrollar una anemia a largo plazo. Tampoco es necesario, administrarles Vitamina K al nacer.

En las primeras horas no es necesario tampoco pesar y medir al bebé, en casa de hecho ni le miden, no es un dato importante, si que le pesan, una vez ya pasan las primeras horas, el bebé ya ha estado comiendo, el peso es un dato importante para poder controlar que la pérdida de peso que tienen en los próximos días está dentro de la normalidad.

Imagen en la que se aprecia la capa blanquecina de Vernix Caseosa del recién nacido.

Otro procedimiento que se hace en hospitales y creo que no es necesario hacer es bañarles. Los primeros días el bebé se alimenta del calostro de la madre, hasta que se da la subida de la leche pero no es todo su alimento, nacen con una capa grasa blanquecina en la piel llamada vernix caseoso, que, además de protegerles también se ha descubierto que les nutre, es un complemento al calostro de la madre. La primera vez que lavamos a nuestro bebé fue a la semana de nacer.

Estos fueron mis principales motivos para tomar la decisión que tomé, la opción que más tranquilidad y seguridad me daba. Y os aseguro que repetiría una y mil veces.

¿Es seguro atender cualquier parto en casa?

Para que un parto en casa sea atendido con total seguridad es necesario reunir ciertos “requisitos”, que pueden variar según el personal que lo asista. Puede atender el parto en caso un ginecólogo y comadrona o solamente las comadronas. En mi caso me asistieron 2 comadronas y para que se pudiese dar el parto en casa se tenían que dar los siguientes factores:

  • Haber tenido un embarazo de bajo riesgo.
  • Tener el parto entre la semana 37 y 42 de embarazo.
  • Estar a 20 minutos o menos de un hospital.
  • Querer parir en casa (en todo momento la madre puede cambiar de opinión y solicitar el traslado a un hospital si en el momento del parto así lo desea).

Información adicional:

Boletín de la Agencia de Calidad del Ministerio de Sanidad. Artículos: “Dar a luz en casa es una opción segura”.

¿Y si hubiese necesitado una cesárea de urgencia?

Mi elección de parir en casa nada tuvo que ver con algún miedo a los médicos u hospitales. No soy una persona que tenga miedo de ir a un hospital, siempre y cuando lo necesite.

Las intervenciones en los partos, concretamente la cesárea, no es algo a lo que me niegue rotundamente. Creo que es un gran avance y que es una intervención que salva vidas, de ahí, la reducción tan grande en el porcentaje de la mortalidad materna e infantil en la actualidad es notable desde que se realiza esta intervención en los hospitales.

A lo que me opongo totalmente es a una cesárea innecesaria, por sistema, por rápidez, por haber sido “provocada” debido a la administración medicalizada durante el trabajo de parto, por protocolo, etc. La cesárea debería tener el lugar que le corresponde, el de salvar vidas, ni más ni menos.

El porcentaje de cesáreas en España es alarmantemente superior a lo que recomienda la OMS y al número de cesáreas que se realizan en países del Norte de Europa, el nivel de mortalidad materno-infantil no es superior en estos países ¿tenemos las mujeres españolas algún problema para tener un parto natural? No, va en función del protocolo que establezca cada hospital. Hay hospitales que no llegan al 20% de cesáreas (aún así, sigue siendo superior a lo recomendado por la OMS) y otros que superan el 50%. *datos de elpartoesnuestro.es

Muchas de las cesáreas que se realizan son necesárias en el momento en que se realizan, pero hay que ver porqué ha sido necesaria: pronta administración de la epidural, administración de oxitocina artificial, rotura de la bolsa en un tacto innecesario, inducción del parto, la no libertad de movimientos, etc. Lo que puede llevar a una relantización en la dilatación, que puede llevar a sufrimiento fetal y en consecuencia a una cesárea.

En el parto en casa hay un bajísimo porcentaje de cesáreas, y mucho menos de cesáreas de urgencia. Las comadronas van monitorizando en cada contracción y van observando todo el proceso de parto, en el momento que ven que algo está yendo un poco diferente a lo considerado normal te recomiendan ir a un hospital, tienen la experiencia necesaria para ver las señales que indican que algo puede ir mal antes de que se de la urgencia. Aún así, para un caso de urgencia real tienen la preparación y el equipo médico necesario para atender a la mamá y al bebé durante el tiempo de traslado al hospital. Con una vigilancia exclusiva y constante de la mamá y el bebé en el transcurso del parto no ocurre la necesidad de una cesárea de urgencia. Es más probable que ocurra cuando no se tiene una vigilancia constante del transcurso del parto, ya que no se detectan las señales previas que indican que algo empieza a ir mal y, en muchos casos, cuando el personal médico se da cuenta de que algo va mal, es ya en el momento en que esas señales aparecen en los monitores y que ya se necesita una intervención de urgencia.

Conociendo todos estos datos y confiando plenamente en las comadronas que me atendían, en mi cuerpo, y en la cercanía de un hospital sabía que era muy poco probable que mi parto necesitase una cesárea de urgencia, y si la necesitaba sabía que podría estar atendida en todo momento hasta la llegada al hospital.

¿ Qué pasa si algo sale mal?

Un parto en casa no significa que sea un parto sin ningún tipo de asistencia y sin control. Al atender sólo en casa los partos de bajo riesgo y respetando el ritmo natural el riesgo de que ocurra algo es muy bajo.

Al tener una matrona observándote exclusivamente a ti en todo el proceso del parto, es mucho más fácil detectar precozmente si hay algún problema y saber si se necesita por seguridad que el parto sea atendido en un hospital.

En cada contracción se monitoriza  el latido del corazón del bebé, para controlar que todo siga con normalidad,

Parto en un hospital.

en el caso de vueltas del cordón, cordón corto, sufrimiento fetal, etc. se reflejaría en una diferencia en el ritmo de los latidos y se podría proceder al traslado al hospital (si así se requiere), sin ser este de máxima urgencia.

Luego existe un pequeñísimo porcentaje de posibilidades de que ocurra algo inesperado, para ello, las matronas están preparadas, tienen un kit de atención de urgencia, con oxígeno y el material necesario para atender una urgencia. En mi caso me atendían dos matronas, para poder una atender a la mamá y otra al bebé en el caso de que sea necesario, y se procedería a un traslado de urgencia al hospital, que no debe estar a más de 20 min en coche del domicilio.

Lo curioso es que se trata de una pregunta que te hace casi todo el mundo cuando saben que vas a parir en casa y nadie suele preguntarte cuando vas a dar a luz en un hospital. ¿Y si pasa algo en el hospital debido al intervencionismo que ahí se realiza? Muchas veces la administración de oxitocina, sueros, tampones de prostaglandinas…provoca un relantecimiento de la dilatación, lo que hace que pueda haber sufrimiento fetal y en consecuencia un parto instrumentalizado o una cesárea.

Me di cuenta que decidiese lo que decidiese si salía mal iba a culparme con el “Y si…” entonces no tenía sentido pensar mucho en ello, cuando lo más probable es que saliese bien, por lo que me dejé guiar por lo que me daba una mayor seguridad y tranquilidad, en mi caso, parir en casa.

Parto en Casa, ¿es mejor que un parto en el hospital?

No. Rotundamente, no. ¿Es mejor un parto respetado? Sí, por supuesto, pero respetado no significa siempre “natural”, significa que se respeten los deseos de la madre, y si la madre, después de informarse va a sentirse más relajada, tranquila siendo atendida en un hospital, será mejor opción que elegir un parto en casa si tiene dudas o algún  miedo.

Fuentes y más información:

http://www.daraluz.org/

http://www.enladecimaluna.com

Boletín de la Agencia de Calidad del Ministerio de Sanidad. Artículos: “Dar a luz en casa es una opción segura”.

www.elpartoesnuestro.es

http://www.quenoosseparen.info/

Libro: El bebé es un mamífero (Michel Odent)

Libro: Parir sin miedo. El legado de Consuelo Ruiz.

Jeni Rodríguez

Mamá de Bruno (2011) y Max (2015). Porteadora por pasión y profesión. Asesora de porteo certificada. Consultora de porteo para empresas. Emprendedora y creadora de Monetes, un espacio de Maternidad y Crianza Respetuosa.

Jeni Rodríguez

Written by 

Mamá de Bruno (2011) y Max (2015). Porteadora por pasión y profesión. Asesora de porteo certificada. Consultora de porteo para empresas. Emprendedora y creadora de Monetes, un espacio de Maternidad y Crianza Respetuosa.

2 thoughts on “Parto Respetado (III): Mi experiencia de parto en casa”

  1. La verdad parir en casa debe de ser la leche. Yo tengo, tenía, o puede que siga teniendo, miedo al dolor. Miedo a no querer repetir. Dentro de que ahora se que en muchas cosas no me respetaron demasiado, tuve una grata experiencia en un hospital que me daba confianza. Después estan los comentarios que la gente y la familia te hacen cuando mencionas la posibilidad de parto en casa. Poco menos estas loca de atar! También la opinión de la pareja es muy importante. Creo que mi chico no esta preparado para ello en absoluto!

    1. Parir en casa es la leche, pero igual lo es parir en un hospital dónde respeten tus deseos. Yo diría que parir es la leche. Y si es dónde más segura nos sintamos cada una y encima respetan nuestro parto, tenemos el parto ideal. Y si, cuando comentas lo del parto en casa, en muchas ocasiones te miran desaprobando tu decisión ‘eres una irresponsable y podriaís haber muerto tu y tu bebé’ eso es algo que te ocurre, pero, sinceramente, conociendo el proceso por el que pasamos y sabiendo que la decisión fué tomada con total información no suelo sentirme molesta, generalmente quién piensa de esa forma no tiene ni la mitad de la información que tiene quién decide parir en casa. Y si, la pareja es fundamental que también quiera, yo tuve suerte, la verdad 🙂 El mío no lo estaba, pero según iba avanzando el embarazo y ampliando en conocimientos acabó tan convencido o más que yo jejej.

      Parir en casa, en la actualidad en España no está subvencionado, el precio suele rondar los 1800-2000€. Eso incluye, un par de visitas pre-parto, la atención al parto de dos matronas (algunas veces el equipo tiene también una doula) que están en guardia para tí de la semana 37 a la 42 del embarazo, y varias visitas post-parto (digo varias porqué varía en función de la asociación, grupo de matronas…). Díficil de pagar para los sueldines que se estilan ahora, pero creo que está totalmente acorde con lo que hacen y en mi caso es el dinero mejor invertido hasta el momento. Esperemos que en algún momento tengamos la OPCIÓN desde la seguridad social (al igual que en otros países) de tener cobertura si elegimos parir en casa, además de ampliar en opciones para que cada familia decida les resulta mucho más barato que un parto hospitalario.

      Un abrazo Anita!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *