Portear a niños/as mayores [1ª parte]

PorteoMayores6

En el primer acercamiento al porteo, lo primero en lo que solemos pensar es en bebés recién nacidos o bebés que todavía no andan, pero el porteo va mucho más allá.

En los talleres y asesorías cuando hablamos de ‘hasta el final del porteo’ al destacar, por ejemplo, las características de uno u otro portabebé es muy habitual que las familias que se están iniciando pregunten a que edad es el ‘fin del porteo’. Y no hay una respuesta ‘cerrada’, la respuesta más adecuada es ‘hasta que el niño/a deja de pedir brazos’, y eso suele ocurrir habitualmente entre los 3 y los 5 años de edad, es decir, con 15-20kg de peso aproximadamente.

Esta cifra, en muchas ocasiones, ‘asusta’ y surgen preguntas y comentarios del tipo ¿cómo voy a llevar a un niño de 15-20kg?, ¡que ande!, a esa edad ya no le llevaré, tiene que acostumbrarse a andar, etc.

El porteo va evolucionando con la edad

El porteo va evolucionando mucho con la edad del bebé. No es lo mismo portear a un recién nacido de menos de 6 meses que a un bebé que empieza a andar o a un niño más mayor que ande. No se portea de la misma forma, ni el mismo tiempo ni con el mismo tipo de portabebé.

Los 6 primeros meses del bebé el porteo es intensivo, a partir de esa edad y de forma gradual el bebé nos irá demandando ratitos de ‘suelo’, de exploración de forma autónoma, en ese momento empiezan a darse ratitos en los que no tiene la necesidad de ser porteado, estos ratitos cada vez son mayores, aunque siguen teniendo una alta demanda de brazos y contacto físico, debido a sus limitaciones para desplazarse de forma autónoma y, sobretodo, por la necesidad de protección y contacto que sigue teniendo.

Alrededor de los 12-18 meses, etapa en la que empieza a andar, se abre ante el bebé todo un mundo que explorar y el porteo suele pasar por la etapa del ‘sube y baja’, un ratito porteando, otro andando y, de esta forma, poco a poco, el bebé/niño va cada vez teniendo menos necesidad de nuestro contacto constante, empieza una etapa de mayor autonomía.

PorteoMayores3
De turismo por Ciutadella (Menorca). Br1 porteado en Tula Toddler con 3 años

Aún así, un niño/a de 2, 3, 4 años nos sigue pidiendo brazos en muchas ocasiones, por cansancio, al estar malito, porque simplemente necesita sentirnos cerca o se los damos simplemente por necesidad nuestra, del adulto, porque tenemos la necesidad de llegar más rápido a nuestro destino o hacerlo de forma segura si tenemos las manos ocupadas y no podemos darle la mano.

Y, aunque de primeras sorprenda el porteo con niños/as mayores, al preguntar a familias con niños/as de esta edad, la gran mayoría sigue cogiendo en brazos a sus hijas/os en bastantes ocasiones. Si tenemos un portabebé adecuado a la edad/peso del niño/a vamos a poder darle esos brazos y cubrir esa necesidad repartiendo el peso de forma mucho más equilibrada para el adulto, con una mejor postura de la espalda y pudiendo hacerlo sin molestias durante mucho más tiempo que si cargamos en brazos sin portabebé.

También hay que tener en cuenta que el tiempo de porteo que nos demanda un niño/a de estas edades es mucho menor que el que necesita un bebé más pequeño que no puede desplazarse de forma autónoma.

Nuestro cuerpo está entrenado

PorteoMayores
Porteo con fular tejido de algodón y lino. Br1 con 13 Kilos

Otro factor a tener en cuenta es que no cargamos directamente con un peso de 15/20Kg de peso de forma repentina. Cuándo nuestro hijo/a llega a este peso llevamos cargándole desde el nacimiento, haya sido en brazos o con un portabebé.

Empezamos cargando un peso medio de 3Kg y poco a poco, día a día, ese peso va aumentando. Si además, hemos porteado de forma ergonómica desde ese momento nuestra espalda va fortaleciéndose de forma saludable y sin las molestias que puede dar ‘cargar’ sin portabebé (o hacerlo de forma no ergonómica).

En el momento en que porteamos a nuestro hijo/a de 15Kg nuestro cuerpo está más entrenado y fortalecido que al inicio del porteo por lo que, si usamos un portabebé ergonómico de forma correcta, podremos portear esos kilos sin dificultad durante más tiempo de lo que podemos hacerlo sólo cargando en brazos y hacerlo, además, de forma más saludable.

Beneficios de portear a niños/as mayores

Además de poder seguir cubriendo su necesidad de contacto y cercanía, portear a niños/as mayores tiene más beneficios y nos resulta muy útil en muchas ocasiones:

  • Facilita poder viajar de forma muy ligera, sin tener que cargar con una silla de paseo que será, posiblemente usada en ratos muy cortos.

    Porteo después de una siesta interrumpida :)
    Porteo después de una siesta interrumpida 🙂
  • Se afianza el vínculo. El niño/a va a la altura de nuestra cabeza, por lo que podemos ir hablando con él/ella, comentando lo que vamos viendo y disfrutar juntos de esa cercanía que nos proporciona el portabebé.
  • El niño/a va en una altura mayor que andando o en silla de paseo lo que le da otra perspectiva espacial, más amplia y mucho más estimulante y enriquecedor. Puede ver lo mismo que ve el adulto que le lleva.
  • Un niño/a de 2,3,4 años ya anda, pero en muchas ocasiones los adultos tenemos la necesidad de que anden más rápido de lo que hacen por el ritmo de vida que llevamos y en esos casos solemos cogerles en brazos, el portabebé nos ayudará a repartir el peso de forma mucho más saludable.
  • Seguimos nutriéndonos del contacto. El contacto a cualquier edad es necesario, para los niños/as y también para los adultos, el portabebé es una herramienta excelente para seguir proporcionando ese contacto.

En la segunda parte de esta entrada, que publicaremos en breve que puedes ver en este enlace, veremos como debemos portear a un niño/a mayor y los portabebés que nos resultarán más cómodos para estas edades.

¿Te ha gustado este artículo? Te invitamos a que lo compartas. ¡Ayúdanos a #difundirelporteo!

 

 

Jeni Rodríguez

Mamá de Bruno (2011) y Max (2015). Porteadora por pasión y profesión. Asesora de porteo certificada. Consultora de porteo para empresas. Emprendedora y creadora de Monetes, un espacio de Maternidad y Crianza Respetuosa.

Jeni Rodríguez

Written by 

Mamá de Bruno (2011) y Max (2015). Porteadora por pasión y profesión. Asesora de porteo certificada. Consultora de porteo para empresas. Emprendedora y creadora de Monetes, un espacio de Maternidad y Crianza Respetuosa.

4 thoughts on “Portear a niños/as mayores [1ª parte]”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *